Esta sanación energética realizada con luz de amor de alta vibración, permite una resincronización estructural del organismo a través de los cambios que se generan en el  ADN humano, ya que  limpia, armoniza y equilibra al ser. Elimina karmas, energiza las células, restaura los órganos, calibra los chakras y el PH del cuerpo, relaja la mente, restaura el sistema nervioso y las neuronas, regulando la calidad del sueño. Alivia los síntomas desde su origen, sanando y restaurando progresivamente las dolencias, tanto físicas como emocionales. Deja el aura blindada y protegida elevando la vibración del paciente, con una sensación de bienestar desde la primera sesión.

Esta terapia de reestructuración bionergética, actúa directamente en todos los cuerpos energéticos: físico, mental y emocional, relajando todo el cuerpo desde la médula espinal hasta el cerebro, modificando la función de la glándula pineal y pituitaria, elevando la intuición y percepción del paciente de manera significativa. Modifica el ADN  ya que  se reestructura la información genética, restaurando la información errática o defectuosa, regenerando los filamentos genéticos.  Reestructura y limpia la célula, según la desarmonía que presente. Toma la hebra, la regenera y la teje nuevamente en forma correcta, reestructurando y armonizando los patrones energéticos de la persona a nivel celular desde la más mínima molécula hasta la totalidad de los órganos.

El resultado es una renovación de las células y del cuerpo en general, además de estabilizar la mente, ya que su efecto provoca una sensación de bienestar y equilibra el sistema nervioso central, provocando una sensación de calma y relajo, la mente se libera de las preocupaciones y comienza a operar en un estado de mayor equilibrio y serenidad, permitiendo fluir su vida de manera más armónica y en sintonía con sus sentimientos y emociones, restaurando la calidad del sueño y otros síntomas del sistema nervioso.

Esta sanación restaura los patrones kármicos relacionales de esta vida o de vidas anteriores que van quedando registrados en el aura. Los patrones kármicos relacionales,  son los que más desestabilizan y desarmonizan al ser.  Al sanar este aspecto, se restauran las relaciones con todo el entorno, familiar,  social y laboral y también personal, ya que el paciente se conecta con sus verdaderos sentimientos y emociones, actuando más desde el corazón. Mejorando las relaciones afectivas en general y  los patrones conductuales que generan desequilibrio o conflicto en su vida. Al despejar a la persona de estos patrones, elevamos su vibración, armonizando su  energía, permitiendo que su vida se realice con mayor fluidez,  ya que lo liberamos de ataduras que le impiden evolucionar.

El cambio estructural es inminente y actúa a nivel físico, mental y emocional, provocando una sensación de bienestar integral, dando vitalidad y ganas de vivir. Disminuye el estrés, se restauran los órganos y alivia todo tipo de síntomas y afecciones tales como, depresión, fobias, traumas, insomnio, tensión muscular, infertilidad, dolores de cabeza,  problemas digestivos, enfermedades autoinmunes, trastornos alimenticios, fibromialgia, gastritis, colón irritable, artritis, falta de energía vital, entre otras dolencias más.

La sanación es realizada en conjunto  con maestros ascendidos, arcángeles y seres de luz, quienes con su alta vibración y profundo amor, liberan al paciente de sus dolencias y afecciones de manera progresiva. Se realiza mediante la imposición de manos en su campo áurico y la consulta en su totalidad dura una hora, donde además se entregan tips e indicaciones para mejorar la calidad de vida. La sesión incluye una completa revisión de los chakras, alienación energética y armonización.

Terapeuta: Paula Chávez Garrido       Mail: paulachavezterapias@gmail.com  Fono: 9-2308503